TEMPLATE ERROR: Extra characters at end of string: buf=[//] remainder=[perladecarbon.blogspot.com.es/p/thg-style.html] TEMPLATE ERROR: Extra characters at end of string: buf=[//] remainder=[perladecarbon.blogspot.com.es/p/thg-style.html]

domingo, 23 de agosto de 2015

COLITA DE PATO II: LA CHISPA DE RUE EN EL CORAZÓN DE PRIM (Capítulo 22)

Hola a Tod@s!!!!  disculpen que solo ponga una imagen es que estoy a las corridas y no quiero retrasar mas la publicación del capítulo!!!!!
Espero que lo disfruten y que Viole, como siempre, te anime!!!!!!




La desesperación de mi hermana nos traspasa a todos. Por momentos creemos ser capaces de atravesar la pantalla para poder ir a auxiliarlos. Me pongo a pensar también cómo estará viviendo este momento el panadero.
El primero en reaccionar es Finnick. Se acerca con rapidez a Peeta y parece querer apretarle el cuello y taparle la nariz lo cual hace que mi hermana se abalance sobre el ya que seguramente piensa que le está haciendo daño. Sé que es un método para ver si la persona está aún con vida o si todavía se puede hacer algo por el. Finnick se saca rápidamente a Katniss de encima arrojándola lejos. 


De pronto veo que Katniss toma una flecha, la coloca en el arco y es obvio que piensa dispararle al compañero de Mags. Inconsciente mente gritamos que no lo haga cuando Finnick se agacha y pone su boca sobre la de Peeta.  Escucho a mamá que aprueba eso.
--El beso de la vida—dice
Sé algo de eso. Insuflar aire en los pulmones de alguien al que se le paró el corazón para que eso haga que vuelva a funcionar.
No sé cuánto tiempo pasa pero creo que pudieron haber sido horas. En un momento Finnick se incorpora. Katniss lo mira con desesperación y es entonces cuando oímos toser a Peeta.
Mi hermana se lanza sobre él y dulcemente le aparta un mechón de pelo. Él consigue sonreírle y balbucea:
--Cuidado. Arriba hay un campo de fuerza—
Katniss sonríe pro un momento hasta que estalla en un llanto que creo no haberle visto nunca.
--Estabas muerto!!!!!!—grita entre sollozos desesperados
Ahora es Peeta el que parece preocupado. Mi hermana no puede parar el llanto. La entiendo. Lo ha visto morir.
--Son las hormonas. Por el bebé—dice Finnick dirigiéndose a Peeta. Eso parece poner aun peor a mi hermana quien echa al distrito del cuatro una mirada de furia.
Y sigue su llanto desesperado. Es como que suelta de pronto la angustia que tuvo acumulada los minutos en que vio a Peeta partir para siempre. Finnick la observa al principio con aire risueño o con cierta petulancia, pero luego su mirada parece expresar cierta sorpresa, como si no esperase que mi hermana pudiera reaccionar de esa manera.
Por suerte se va calmando. Mags le acerca un poco de musgo que parece tener una textura especial ya que le sirve a mi hermana para limpiarse la nariz.
Creo que mi hermana se ha dado cuenta o ha expresado de manera más que clara de sus sentimientos por Peeta. Estuvo por perderlo. Es más, vio a Peeta perdido para siempre y creo que fue donde se dio cuenta de lo que sentía.
En un momento los ojos de mi hermana se detienen en algo que brilla en el pecho de Peeta. Es un medallón con una imagen del sinsajo. Parece de esos que llevan dentro fotografías. Tal vez la de su padre seguramente, o de alguno de los pocos momentos que pudo disfrutar con mi hermana.
Le preguntan a Peeta si desea descansar pero él refiere que mejor no ya que deben conseguir agua, así que deciden partir. En el camino consultan a mi hermana acerca de que parecía saber de la existencia de un campo de fuerza.
Katniss parece vacilar en la respuesta que da, que oye mejor por un oído, el que seguramente le reconstruyeron luego de la explosión de los suministros de los profesionales en los anteriores juegos. Katniss nunca comentó acerca de su mejor audición nunca en casa.   Me parece que mi hermana quiere ocultar la verdad. Le pregunto a mi mamá si existe la ciencia para eso.
--No creo Prim, al menos lo que yo conozco. Pero tal vez en el Capitolio…--
Observo que cerca del grupo marcha la mujer sobreviviente del distrito seis. No ha tomado ningún arma pero se nota sin dudas que lleva el mismo camino.
Finnick ha hecho un bastón para Mags y otro para Peeta que se tambalea. Katniss encabeza la marcha por su supuesta mejor audición para evitar el campo de fuerza. Algo tiene que haber ya que sólo ella parece percibirlo. Va arrojando frutos que parecen chocar con esa pared y se chamuscan.
Mags recoge y come algunos de los frutos quemados. Cuando mi hermana se da cuenta le grita que los escupa que pueden ser venenosos, pero la anciana se encoge de hombros. Mi hermana mira a Finnick quien sonríe y le dice:
--Bueno, pronto nos daremos cuenta—
Se nota que Finnick bromea ya que viendo el cuidado que tiene siempre hacia Mags, nadie podría creer que no se preocupara .

Gale y su familia se retiran. Sé que al menos Hazelle vendrá al día siguiente ya que debe mantener en condiciones la casa de Haymitch. Noto una mirada especialmente triste en el semblante de Gale. Lo abrazo especialmente y le doy las gracias por estar siempre con nosotros.
Mi hermana y los demás se detienen. Katniss se sube a un árbol bien alto y parece ver algo que los demás no podemos observar. En un momento arroja una flecha hacia arriba lo que provoca un chisporroteo y por un momento podemos ver que desaparece ese cielo color rosa y se ven partes de otro cielo azul mucho más natural. Creo que están encerrados como en una cúpula o algo así.
Mientras mi hermana busca agua y logra cazar un extraño animal tanto Mags como  Finnick empiezan a entrelazar juncos con lo que van construyendo una especie de cabaña.
Mientras tanto la cámara enfoca a los demás tributos. Los de los distritos uno y dos parecen no haberse alejado mucho de la costa. Tienen gran cantidad de armas y suministros y actúan como si ya tuvieran un plan elaborado de antemano.
Los del tres y del siete también parecen haber formado una alianza. El hombre del tres tiene una herida de cuchillo producto de la gresca inicial de la que la chica del siete lo sacó para llevarlo a lugar seguro junto con su compañera. Parecen seguir el mismo camino que Katniss y los demás La mujer llamada Johanna encabeza la marcha.

Mi hermana y los demás comen pero se nota la falta de agua. Deciden irse a descansar. Peeta toma la mano de Katniss.  De pronto llega un paracaídas con algo que seguramente le envían los  patrocinadores. Ninguno parece muy entusiasmado pro recogerlo. Finnick propone que se lo dejen a Peeta por haber muerto en el día. A mí me hacen sonreír a veces las bromas de Finnick pero creo que a mi hermana no le hacen mucha gracia.
Lo que recibieron es un tubo hueco con una punta en un extremo y como un labio en la otra. Al principio lo miran extrañados sin saber de qué se trata. De pronto mamá de un grito
--Es una espita, es para extraer savia de los árboles—dice entusiasmada. –Tu papá las usaba—
Yo la miro extrañada y mamá me sigue explicando. --¿Recuerdas cuando a veces papá traía esa especie de jarabe que tanto les gustaba comer con el pan?—
Viajo un momento al pasado con papá y Katniss comiendo con nosotras y riéndose.
Creo que mi hermana también tiene esos recuerdos porque de pronto describe que cosa es lo que les mandaron. Con el punzón de Mags abren un hueco en un árbol, colocan la espita y al poco tiempo empieza a caer un fino chorro de agua. Beben con felicidad e incluso pueden lavarse la cara. Parece que Mags ha tejido un cesto que es  impermeable por lo que pueden incluso contar con una reserva.
Se los nota muy aliviados y eso nos alivia el corazón a mamá y a mí. Me indica que me vaya a dormir un rato ya que ella piensa quedarse un rato más frente a la pantalla.  Siento como un temor de cerrar los ojos y al abrirlos no ver ya más a mi hermana pero sé que mostrarme tranquila ante mamá la tranquiliza a ella también. Le hago caso y voy a la cama.  Pero antes acaricio un momento la foto de papá y le agradezco que aún siga cuidando a mi hermana. Que nos siga cuidando a todos.
Logro dormirme un momento. Comienzo a soñar y de pronto escucho  gritos desesperados de mi hermana.. y de mi mamá. Creo que pronto Buttercup va a despertarme de esa pesadilla hasta que descubro que es una pesadilla de la que no puedo salir.

Porque es real.

jueves, 6 de agosto de 2015

COLITA DE PATO II: LA CHISPA DE RUE EN EL CORAZÓN DE PRIM (Capítulo 21)

No bien suena el final del conteo mi hermana se arroja decididamente al agua. Empieza a hacer movimientos con manos y pies por lo cual se puede deslizar sin hundirse y avanzar hacia la costa. Veo que algunos no saben qué hacer y otros se tiran igual al agua pero se preocupan solo por no hundirse. Sólo el muchacho del distrito cuatro, Finnick tuvo la misma actitud que mi hermana y son los que más rápidamente avanzan. La anciana del distrito cuatro también hace lo mismo pero se mueve más pausadamente.


Peeta permanece sobre su base sin animarse a seguir a los otros. La chica del siete mira a uno y otro lado como una fiera enjaulada. Los de los distritos 1 y 2 se arrojaron al agua luego de ver lo que hacían Finnick y Katniss. Creo que su ropa tiene algo que los ayuda a flotar ya que sus primeros movimientos en el agua son algo desordenados, no como las brazadas que dan mi hermana y el tributo del distrito 4. Mags, la anciana, también se arroja al agua y sus movimientos son perfectamente coordinados, como los de Finnick sólo que no tan rápidos.
Johana, la del siete también se da cuenta de que tiene algo que les permite flotar así que también se arroja al agua. Pero en lugar de encarar hacia la tierra firme se dirige al hombre del distrito tres y le indica con señas que parece que el cinturón los mantiene sobre el agua.
También los dos tributos del distrito seis, los que siempre parece que no están en su realidad se arrojan al agua y empiezan a moverse pero no avanzan en una determinada dirección.
Mi hermana es la primera en llegar donde están acumulados todos lso suministros. Toma un arco de metal y un carcaj de flechas. Finnick llega detrás de ella y con rapidez toma una lanza de tres puntas y una red. Katniss parece que no lo advirtió, Finnick hace a propósito un ruido entonces mi hermana se da vuelta colocando una flecha en el arco y tensándolo, pero él no parece tener idea de atacarla. Sólo le dice:
--Tú también sabes nadar—le dice con cierta sorpresa.

Mi hermana le responde que en casa tenemos una bañera muy grande. Pienso que no querrá revelar que ella seguramente aprendió a nadar con papá.
Hay un momento de dilencio entre ellos. Creo que se estudian aunque Finnick parece mucho mas trabnquilko que Ktniss, quien no parece muy segura que actitud seguir. Finalmente Finnik le muestra una pulsera y le dice sonriente:

--Es una suerte que seamos aliados—Esas palabras me dan un sacudón anímico.

El rostro desconfiado de mi hermana me hace pensar que ella no sabía de esta alianza. Seguramente habrá sido algo que Finnick arregló con Peeta o tal vez con Haymitch.
De pronto veo que el hombre del distrito cinco se acerca corriendo blandiendo una espada detrás de Katniss. Con un grito tremendo Finnick le ordena a mi hermana que se agacha y le arroja el arma que se clava en el pecho del atacante. También los de los distritos uno y dos se van acercando peligrosamente a ellos pro lo que Katniss empieza a tirarle flechas. Le acierta en un pie al muchacho del uno mientras que la mujer del dos se arroja al agua. Otra flecha perfora el cinturón del tributo del uno quien con el trato de detener el disparo de mi hermana.

Katniss mientras busca desesperadamente a Peeta quien todavía permanece sobre una de las plataformas. Como lso demás tributos parecen lejos parece decidirse  arrojarse al agua para ir a buscarlo. Finnick entonces le dice que él va a ir
--En tu estado es mejor que no te canses—le dice sonriente dándole una palmadita en su barriga.
Por el tono en que se lo dice me parece que Finnick tampoco cree que lo del embarazo sea verdad.
Finalmente Peeta es llevado a la costa y llega casi junto con Mags, quien nadaba lentamente pero con ritmo. No bien pisa tierra firme Peeta saluda a mi hermana con un beso.
--Tenemos aliados—le dice sonriente

Mientras tanto en la cornucopia se enfrentan varios tributos. Los de los distritos uno y dos y la chica del cinco parecen los más encarnizados. El hombre del distrito seis es muerto rápidamente por la mujer del uno. Cecelia, la tributo del ocho cae rápidamente. No puedo dejar de pensar en ese momento en los niños que se abrazaban a ella el día de la cosecha.
La chica del siete toma un hacha pero más que pelear me parece que trata de llevarse del lugar a los tributos del distrito tres. Matan también a los de los distritos 9 y 10  y a la mujer del distrito de Rue. El hombre del once trata inútilmente de protegerla. Veo que le falta una mano.
Por momentos tengo la impresión de que varios no han hecho mucho esfuerzo por defenderse, como si no tuvieran la intención de pelear.

Katniss, Peeta Finnick  y Mags deciden internarse en el bosque. Finnick coloca a Mags sobre sus hombros.
--Lograron sobrevivir al inicio—escucho que dice Hazelle  --…y tienen aliados agrega--.
Su voz me devuelve a mi casa. Por varios minutos me he olvidado de todo lo que me rodeaba y estaba solamente con Katniss y Peeta.  Aprieto mas con fuerza la mano de mamá que nunca me ha soltado. Y valoro enormemente las palabras de la madre de Gale. Siguen habiendo esperanzas.

Peeta inicia la marcha seguido por Finnick y luego Katniss. En un momento Finnick se detiene y empieza a observar a mi hermana quien no le quita los ojos de encima. Creo que ella desconfía .
Le pregunta a Katniss lo que está pasando ya que ella tiene una mejor visión de la playa, si se respetan por los viejos tiempos o vuelven a ser enemigos
Luego de la respuesta de mi hermana él la mira y dice:
--No hay nadie que gane por accidente en esta arena—hace un apausa y agrega --…salvo Peeta—
La tensión entre ellos parece más aun. Por momentos pienso que van a atacarse. Hasta que aparece Peeta en medio de ellos. Katniss lo mira con furia.
Finnick destraba la situación comentando que es importante ir a buscar agua. SE lo nota muy atento con Mags, no solo llevándola en los hombros sino mirándola e interrogándola con la mirada si puede seguir. Mags me inspira un profundo sentimiento de afecto. No sólo por lo que hizo con la chica de su distrito sino por verla sonriente y animada a pesar de su edad y más aún de la situación en la que está. En el doce nunca he visto gente tan anciana. Creo que es muy bueno que sean aliados de Katniss y Peeta. Mi hermana es desconfiada por naturaleza además de que no está precisamente en un lugar donde sea fácil confiar en alguien, salvo en Peeta claro. Inevitablemente pienso en Rue.

Siguen avanzando. Peeta va adelante cortando alguna vegetación con un chichillo. En determinado momento delante de él se produce un intenso chisporroteo y él es arrojado con violencia hacia atrás y queda inconsciente.

Mi hermana se arroja desesperadamente hacia donde está tirado Peeta. Primero lo sacude, luego le pasa suavemente el dedo por sus labios y finalmente pega la oreja al pecho de Peeta.

Es muy claro lo que dicen los ojos de Katniss cuando levanta la cabeza.

El corazón de Peeta ha dejado de latir.

domingo, 19 de julio de 2015

COLITA DE PATO II. LA CHISPA DE RUE EN EL CORAZÓN DE PRIM (Capítulo 20)

El bebé. ¡¡¡El bebé!!!

Recuerdo que cuando Clove estaba por matar a mi hermana Tresh se la sacó de encima. Enfurecido por que la chica del distrito dos se burlaba de Rue le dio un golpe con una enorme piedra. No puedo olvidarme de eso y de lo terrible de ese impacto. Incluso no puedo dejar de sentir pena de Clove al imaginar qué habrá sentido cuando la roca golpeó con fuerza su cabeza.
Creo que en este momento tengo una sensación semejante. Las palabras de Peeta fueron como si una enorme roca me golpeara con tanta fuerza que podría verme muerta aún antes del golpe.

Mamá balbucea algunas palabras pero casi todo el mundo se ha quedado mudo. Incluso el presentador que mira a Peeta sin saber cómo continuar. De pronto la gente en el capitolio empieza a gritar con desesperación. Escucho claramente que piden suspender los juegos, que no puede ir, que está embarazada, que deben proteger al bebé. Y en ese momento puedo darme cuenta lo que ha hecho Peeta.

Cómo pensar que Katniss podría estar embarazada si miles de  veces me ha dicho que no quiere tener hijos por miedo a que puedan ir a los juegos, de sus temores de acercarse aún más a Peeta. ¿Y ahora resulta que no sólo se han casado sino que también esperan un bebé?
Miro a mi alrededor y la única que parece saber lo qué está pasando es Delly. Claro. Ella conoce a Peeta desde pequeño y como yo se ha dado cuenta de lo que hizo. De lo que ha logrado. De qué manera ha protegido a mi hermana, Tal como lo había prometido.
Si la puntuación perfecta los había puesto en peligro, si el traje de novia convertido en sinsajo puso a mi hermana en el papel de una rival peligrosa para algunos, Peeta se ha encargado de destruir todo eso.
¿Podrían mandar a la arena a alguien tan querido para todo Panem como mi hermana estando embarazada? ¿Algún tributo se atrevería a atacarla o a matarla? ¿Qué honor podría darle eso? Peeta está protegiendo a Katniss aun antes de empezar los juegos.
Caesar despide a Peeta sin terminar la entrevista ante el griterío general. En la plaza del doce se escuchan algunas maldiciones e insultos contra el capitolio y los juegos.
Veo que Peeta va dónde Katniss y se abrazan. En el rostro de mi hermana hay una expresión de profunda gratitud  y reconocimiento. El de Peeta aparece surcado por abundantes lágrimas. Contrario a sus palabras ante Caesar  no tengo dudas que su llanto, su pena son plenamente auténticos. Tal vez también llore por el miedo a que lo del bebé nunca pueda ser más que una hermosa ilusión.
En un momento  el griterío en el Capitolio es infernal. De pronto todos los tributos, algunos con decisión, otros con un poco más de reticencia se toman las manos y todos juntos las alzan, provocando que el griterío sea aún más agudo. De pronto se corta la transmisión.
En la plaza hay bastante alteración. Veo que los agentes de paz están en posición de reprimir a la gente que ya no escatima insultos. Veo al padre de Madge cerca del jefe tratando de evitar una represión a la gente y a la vez tratando de que los pobladores se calmen.
Toda la gente gira hacia los agentes de paz. Creo que no hay intención de atacarlos pero sí de expresar su reclamo. El jefe de los agentes de paz recorre con una mirada carente de expresión los rostros de todos los presentes en la plaza. Veo a lo lejos al padre de Peeta en la misma actitud que los demás. En un momento la mirada del comandante Thread se cruza con la mía. Me observa un segundo. Pensando en mi hermana, pensando en Peeta, el Rue, mantengo su mirada. Y sonrío. Creo que me hace una leve inclinación con su cabeza antes de darse vuelta y ordenar a los agentes de paz retirarse del lugar.

La plaza tarda bastante en despejarse de gente. Delly y Madge se nos acerca un momento. También Sae. Hay poco pada decir pero como siempre sentimos su apoyo. También ce acerca el padre de Peeta. Mamá sigue muy confundida, creo que el panadero quiere decir algo pero no sabe cómo.
--Sabemos que Peeta lo dijo para salvar a Katniss--   Mamá y Sae me miran con sorpresa, no así el padre de Peeta y Delly.
--…entonces…-- empieza mamá.
--Fue su manera de protegerla y…-- el panadero se interrumpe aunque yo creo que quiere decir, que fue la manera de expresar un deseo muy profundo de Peeta.
La revelación parece tranquilizar algo a mamá. Caminamos un poco sin decir palabras pero todos juntos. Luego poco a poco cada uno va tomando la dirección a su casa.
Gale, su madre y hermanos están con nosotros al día siguiente cuando empezarán los juegos. No hubo ninguna orden de ir a la plaza, lo cual hemos tomado con alivio. Buttercup se sube a mi falda y ronronea amistosamente. Me mira constantemente y a veces camina sobre mis piernas. Debe estar tratando de sacarme de esta pesadilla también.
Luego de una interminable presentación de parte de la gente del Capitolio muestran las primeras imágenes de estos juegos
El lugar  es una especie de reloj formado por un círculo central y luego doce delgadas extensiones que terminan en otras tantas plataformas sobre las que supongo estarán los tributos.
En la costa hay un montón de armas y suministros pero todos en un mismo lugar, no estaban desparramados como en los anteriores juegos.
De pronto en cada plataforma empiezan a subir los tributos. Busco a Katniss con desesperación. Siento que mamá aprieta una de mis manos mientras que con la otra sobo el pelaje de Buttercup que parece compartir mi nerviosismo

El rostro de mi hermana parece muy alterado. Como cuando se despierta de una terrible pesadilla. Pienso que algo le pudo haber pasado un momento antes. Veo que Peeta está muy alejado de ella.
Creo que mi hermana se va recuperando de lo que parecía angustiarla. Contempla el panorama e incluso se agacha para  probar el sabor del agua. Supongo que tendrán que flotar hasta la tierra firme. Sé que mi hermana iba con mi papa a un lago hace varios años y me  contaron que era posible flotar sobre el agua si uno sabía moverse correctamente.

El conteo ya ha comenzado. Y mi corazón parece salirse de su pecho. Mis pensamientos son un torbellino acelerado por la angustia.

...6… 7… 8… Prim, debo salvar a Peeta a como dé lugar…

…11…12…13  … me presento voluntario…


...20… 21… 22 …una hermosa tarta adornada con prímulas glaceadas…

...34… 33… 32 casi todas mis pesadillas suelen ser sobre perderte así que desaparecen cuando te veo a mi lado

...19…18…17 quédate hasta que me duerma…

...14…13…12… ahora veo una prímula y me acuerdo de ti…


...11…10…9 si conocí a Rue.. la veo en mi hermana Prim..



...8…7…6  si no fuera por el bebé…

…5…4…3 … se lo diremos cuando regresen…

…2… no siento miedo, no siento miedo…

…2…1… quedate conmigo…


...0… siempre!!!!



miércoles, 24 de junio de 2015

COLITA DE PATOII: LA CHISPA DE RUE EN EL CORAZÓN DE PRIM (Capítulo 19)

                        Dedico este capítulo especialmente a VALE y espero que te anime!!!!!!!!


       Noto el arrepentimiento en los ojos de Gale por haber dicho esas palabras antes de un leve codazo de Madge pensando en que me afectarían esas palabras. Y vaya si lo hacen pero evito cualquier reacción porque no quiero que afecten a mamá  quien no las ha oído. Tampoco creo que es justo que cargar a Gale con un nuevo motivo par angustiarse, así que me trago lo que siento. Madge ayuda cuando comenta
--Seguramente muchos de los tributos querrán tenerlos de aliados—
--Esta vez su presentación debe haber sido perfecta—agrego recordando cuando en los juegos anteriores en los que mi hermana sacó un once Gale se mostraba preocupado por lo que pudiera faltarle para un puntaje perfecto.
Al día siguiente Gale y sus hermanos me acompañan al colegio. En el camino quedamos un poco apartados de Vick y Rory y veo que Gale quiere decirme algo. Seguro sobre lo de la noche anterior. Trato de adelantarme:
--Gale yo entiendo tu preocupación y tu miedo. Lo mismo que Madge con respeto al broche que le dio—
--El sinsajo—dice mirándome. Hace una pausa y luego sigue. –Prim, en  varios distritos la gente se está rebelando. Y el sinsajo es el símbolo. ¿Conoces su historia?—
Creo que algo sé pero prefiero que él me lo cuente así que giro negativamente la cabeza

--En los días oscuros el Capitolio había creado unas aves llamadas charlajos que escuchaban y repetían todo. Pero claro los rebeldes comentaban informaciones falsas por lo cual fueron descartados y abandonados para que murieran. Pero se cruzaron con los  sinsontes y hoy son las aves que conoces.—
--Pero… y eso en qué puede afectar a mi hermana,  qué tiene que ver el sinsajo con la idea de ver a Katniss como un ejemplo de alguien que se opone …--
Es que eso ha sido el sinsajo,  Prim. Han sobrevivido, se han unido a otros y han logrado vencer la condena a muerte que el Capitolio les había hecho ya que no le servían a sus propósitos.—
--Entonces Katniss y Peeta podrán sobrevivir como los sinsajos—le digo tratando de que mi voz no se quiebre.
Gale me abraza, sus hermanos se acercan y así llegamos hasta la escuela.
Las entrevistas previas al inicio de los juegos parecen ser más obligatorias aún de asistencia que lo anterior. Los agentes de paz se encargan desde 24 horas antes de ir proclamándolo por todo el distrito incluso nos insisten sobre eso en la escuela.  E insisten en que salvo casos excepcionales deberán estar en la plaza del distrito 12.

Los de los distritos uno y dos parecen felices y agradecidos del volver a la arena. Pero eso no pasa con los del tres, sobretodo el varón llamado Beete. Plantea algo sobre la legitimidad de esos juegos.
Luego sube la anciana del distrito cuatro. Poco puede hablar así que Caesar es quien lleva los comentarios ante la asistencia y sonrisa de la mujer llamada Mags
Luego llega el turno a Finnick Odair. El joven rubio del distrito cuatro le dice a Caesar que escribió algo dedicado a su único y verdadero amor. Su vos parece vacilar cuando lee:

--Si me extrañas
mira el mar,
saldré un día
del azul inmenso.
Seré el escudo de tus miedos.
Y el sabor de tus labios
Estará siempre en los míos.—
Se hace un profundo silencio por un instante y luego la gente empieza a gritar. Realmente han sido palabras muy hermosas. Algo me dice que están dirigidas a la muchacha de su distrito por la cual la anciana Mags se presentó voluntaria.


Los siguientes tributos expresan de alguna u otra manera su disconformidad por la decisión de estos juegos. La mujer del siete incluso plantea que deberían suspenderse, critica abiertamente a la decisión del Capitolio como que no cumplió con algo que había prometido de antemano.
Ya parece que mucha gente del capitolio no está tan entusiasmada con estos juegos. En la plaza  la gente murmura cada vez más alto. Hay montones de agentes de paz. Pero se produce un silencio profundo cuando mi hermana aparece.
Una mezcla de furia, dolor, lástima y angustia me sube del corazón cuando la veo. Está vestida de novia. La boda que nunca irá a realizarse pienso por un momento. Madge, Gale y Delly están cerca nuestro y murmuran la crueldad de este vestido.

Caesar se lo elogia y resulta ser que es el vestido que iba a usar en la boda en el Capitolio ya que fue elegido por el presidente Snow en persona.
La gente está expresando su disconformidad más ruidosamente. Creo que los agentes de paz están preparándose para reprimir. En un momento parece que El presentador le pide a mi hermana que gire. El vestido parece pesarle demasiado a mi hermana, sin embargo comienza a dar suavemente algunos giros.

De pronto las llamas comienzan a envolverla, poco a poco el vestido blanco va desapareciendo para dar lugar a un traje que parece ser hecho de diminutas plumas. Se siente el ruido de las perlas del vestido caer al suelo. Finalmente mi hermana levanta los brazos que tienen lo que parecen mangas muy amplias.
--Son alas—siento que dice Madge.
La gente comienza a gritar con euforia al ver el resultado. Mi hermana ahora e s un sinsajo con todo lo que eso significa. LA gente parece haber enloquecido en el Capitolio también  y Caesar ha quedado sin palabras-

A mi mente vienen las palabras de Madge preocupada por lo que significó el broche con el sinsajo que le dio a mi hermana y lo que simbolizaba. Y lo que dijo Gale con los 12 puntos obtenidos. Sin dudas mi hermana hoy es un símbolo. Pero eso me angustia. Van a querer destruirla más ahora. No quiero que Katniss sufra más. Sé que debería ser valiente por ella y por Rue pero en este momento creo que sólo puedo en pensar en llorar por la situación de Katniss.
El ambiente en la plaza parece cada vez más tenso. Miro alrededor y el jefe de los agentes de paz parece preparado para ordenar algo que no puede ser otra cosa que caer sobre la gente del distrito. Hasta que Peeta aparece.
Verlo me hace sentir mejor. Él puede hacer algo para salvarla o ayudar en su situación.
            Lleva un elegante traje blanco con guantes y todo.
Al principio la charla parece de dos amigos. Peeta hace bromas y todo. Por un momento siento hasta cierta bronca hacia él ya que no dice nada para ayudar a mi hermana. No sé por qué espero algo salvador de su parte cuando tal vez no pueda hacerlo por más que quisiera. Pero en este momento sólo él puede hacer algo para cuidarla y protegerla.
En un momento Caesar le comenta de la pena de no haber podido concretar la boda. El rostro de Peeta cambia pro un momento y parece haber encontrado un momento para decir algo que ya esperaba.
Le pregunta al presentador si piensa que la gente que los ve podría guardar un secreto.
Es inevitable sonríer a pesar de la situación en que estamos. Y Peeta cuenta que él y Katniss ya están casados, que fue algo secreto y que ni su familia lo sabe.
Lo hizo. Peeta lo hizo. Le quitó ya al Capitolio haber impedido la boda pro los juegos. Sé que es un invento de Peeta. Todos en el distrito 12 se miran sorprendidos incluso mamá, pero yo me doy cuenta de que es una estrategia de Peeta.
Hay fuertes exclamaciones en el Capitolio de aliento para Peeta. Él sigue comentando lo de la boda aunque aclara que de haber sabido de los juegos no lo habrían hecho.

Cesar parece no entender bien por qué. De pronto el tono de Peeta parece tomar un tono de enojo.
--No lo habríamos hecho de haberlo sabido Caesar—
--Al menos pudieron disfrutar de un tiempo—le responde el presentador. Esos pocos meses estando juntos…
Peeta vacila un momento, se produce un largo silencio hasta que dice:
--Yo habría pensado lo mismo Caesar, si no fuera por…—se interrumpe por un momento que parece eterno y finalmente  dice:

--..si no fuera por el bebé--


miércoles, 10 de junio de 2015

COLITA DE PATO II: LA CHISPA DE RUE EN EL CORAZÓN DE PRIM (Capítulo 18)

Pasamos los primeros días sin ellos con la misma sensación de pérdida que en los juegos anteriores. Gale y sus hermanos me siguen acompañando a la escuela. Lo noto triste pero a la vez con una furia mal disimulada por la situación.
Los agentes de paz aparecen no bien se agrupan pro un momento más de tres personas. Creo que incluso me han seguido cuando he ido a la panadería a llevarle quesitos al panadero. Bueno más que por intercambiar quesos por pan es para verlo, claro.
Siempre salgo animada de ver al padre de Peeta. Se lo ve tranquilo y como si supiera que no todo está perdido.
También me anima mucho Sae. Los agentes de paz incendiaron el quemador pero ella se las arregla igual para preparar sopas en su humilde casa y logra arreglárselas de una manera u otra. Siempre la veo acompañada de su nietita quien parece vivir en su propio mundo.

En la escuela los maestros deben hacer obligatoriamente alusiones a los juegos. Incluso a veces hay agentes de paz presentes. Pero se limitan a decir lo menos posibles sin preocuparse en ocultar el profundo desagrado que sienten por la situación que estamos viviendo.
Mamá se nota muy decaída y triste pero fuerte y sin señales de rendirse. Como yo, ella se refugia en las curaciones. Aliviar a alguien enfermo o lastimado nos alivia a nosotras también. Y cuando vemos que alguien ya no tiene posibilidades al menos tratamos de que pase esos últimos instantes de la manera más confortable posible dentro de su sufrimiento. A veces nos hemos limitado a acompañar los últimos momentos de una persona tomando su mano y teniéndola apretada hasta el momento de su partida definitiva.
Previo al día de las carrozas Madge ha venido a nuestra casa. Mamá justo había ido a atender a una anciana muy enferma y me dejó preparando unos brebajes. La noté como si quisiera contar algo pero sin saber cómo empezar.
Pero poco a poco me fue contando cosas que ya sabía con respecto al broche de Katniss con la figura del sinsajo.
--Mi hermana te aprecia mucho Madge-- le digo –tu regalo hizo que mucha gente identifique a mi hermana con él—

--Eso es lo que me preocupa Prim—vaci
la un momento y sigue –Papá me dijo que hay levantamientos en varios distritos, que tienen como símbolo a ese sinsajo—Madge calla y baja la cabeza
--Temo que por mi culpa Katniss sufra—
--Ese distintivo hizo que Rue confiara en ella, ¿te acuerdas verdad?—le digo.
Madge no me dice nada y suspira. Creo que al menos la he aliviado un poco. Entiendo perfectamente lo que me dice y creo que tiene que ver con el hecho de que Katniss haya tenido que ir nuevamente a los juegos.
No puedo sentir rencor hacia Madge por eso, para nada. Gracias a Katniss estoy viva, pero ahora veo que Katniss es importante no sólo para mí sino para todas las personas que se están dando cuenta de que hay algo más fuerte que el miedo: la esperanza.
Antes de irse me comunica las recomendaciones de su padre de que andemos con cuidado. Dice que se siente agobiado por la situación.
Todos debemos ir a la plaza para determinadas transmisiones tales como el desfile, el puntaje y la entrevista final antes de los juegos. Desde dos días antes los agentes de paz recorren el distrito anunciando la obligatoriedad de asistir a la plaza.
En el día del desfile mamá y yo salimos. Poco a poco se nos van acercando más personas que se dirigen también a observar el desfile. Y noto algo. No es que justo nos cruzamos con ellos. No. Nos esperan. Veo que casi todos estaban esperando el lugar donde pasaríamos como para sumarse a nosotros. Tal vez es un amanera de poder estar todos juntos sin que vengan los agentes a disolver el grupo como lo suelen hacer, total ahora simplemente estamos cumpliendo la orden de ir a l a plaza todos.
Una vez allí a los pocos minutos Gale y su familia y Madge se nos acercan.
--Deberías estar con tu padre—le dice Gale en tono suave, no vaya a ser que se moleste contigo por estar acá—
Madge le sonríe y le responde amablemente:
--Papá sabe bien donde estoy—
Empieza la transmisión con los clásicos aburridos discursos de siempre. Esta vez se resalta el desarrollo del vasallaje de los venticinco, del significado de los juegos, etc, etc. La presencia de agentes de paz es agobiante. Parece que estuvieran esperando la más mínima excusa como para entrar a los palos con todo el mundo.
Por fin se inicia el desfile. Los de los dos primeros distritos parecen estar en una fiesta.  Me impresiona la mujer del distrito dos ya que sonríe y muestra sus dientes limados en punta lo que le da un aspecto de animal salvaje y feroz. Los del tres están adornados con unas lucecitas que parpadean dando un efecto muy colorido. El hombre parece callado y pensativo pero la mujer algo divertida.
Presto especial atención al carro del cuatro. Allí va el hombre llamado Finnick, llevando en su mano una lanza que termina en tres puntas. A su lado la anciana que se presentó voluntaria pro la otra muchacha. Parece débil y no muy segura sobre ese carro, pero noto que Finnick está muy atento a ella, incluso en un momento la tiene tomada de la mano. No puedo dejar de olvidarme de cuando en los anteriores Peeta le tomaba la mano a Katniss.

Los del distrito seis están muy pintados, y como siempre sus miradas perdidas y sus cuerpos enflaquecidos. Siento pena por ellos.
Los demás no parecen ofrecer nada nuevo. Sería gracioso en otra ocasión el traje de los del distrito siete, parecen disfrazados de árboles. Durante la pasada del distrito nueve ya se empiezan a oir gritos. Mi corazón se acelera atropelladamente porque me imagino que puede ser por Katniss y Peeta. Hasta que aparecen.

La plaza, hasta ese momento silenciosa, empieza a hacer oír algunas exclamaciones y aplausos. Mi hermana y Peeta parecen dos brasas encendidas, el efecto es increíble. Realmente parecen dos carbones encendidos. Cuando la cámara se acerca el maquillaje de mi hermana muestra unos ojos alargados y feroces. Sí feroces. No realizan ningún gesto hacia la multitud, pero tampoco bajan la vista.
Ha sido un sacudón anímico verlos así. No parecen estar en inferioridad de condiciones frente a los otros, todo lo contrario. Mi hermana parecía un ser poderoso, por su mirada parecía más mortífera que la chica de los dientes limados en punta. Pero a la vez por un momento pienso también que pasará si el destino la pone frente a Mags, o Finnick,  o la mujer que dejó a sus tres hijos en el distrito.
De ´pronto de apagan las pantallas y a los gritos los agentes de paz ordenan que despejemos la plaza. Para evitar inconvenientes todo el mundo evita ir en grupos demasiado numerosos. Madge nos acompaña un buen trecho antes de regresar.
Debemos repetir ese camino dos días después cuando se comunicarán los puntajes obtenidos en las pruebas. Si bien son importantes en cuanto a los patrocinadores que puedan llegar a tener sé que en ese aspecto Katniss y Peeta deben ser de los más populares en Panem.
Gale me ha comentado que por ahí pueden hacer alianzas. En los primeros en que pienso son Mags y Finnick. Pero en algún momento sólo podrá quedar uno. ¿Y si nuevamente llegaran Katniss y Peeta? ¿Y si llegan a buscar una manera en que uno llegue a matar al otro? Me angustia pensar que eso sería algo peor que la propia muerte tanto para Katniss como para Peeta.
Comienzan a anunciar los puntajes. Los del uno y dos no bajan de los diez puntos. Seis y cinco para los del tres. Un diez para Finnick y un cuatro para Mags. Cuatro también para los del distrito seis. Un nueve para la chica del siete.
Katniss y Peeta del distrito 12. Doce. Por un momento creo que repitieron el numero del distrito pero no. Han sacado doce puntos. Lo máximo. Son quienes han obtenido una puntuación perfecta.

No dejo de olvidar en que situación y ante qué circunstancias se van a enfrentar pero veo que están dando pelea y de la fuerte. A lo lejos distingo al panadero con un aleve sonrisa y recibiendo algún comentario de las personas que lo rodean.
A mi lado siento que Madge  habla con  Gale quien lejos de mostrarse satisfecho  o aliviado muestra profundamente fruncido su entrecejo.
--Los marcaron con eso—dice finalmente Gale.
MAdge lo mira sin entender bien sus palabras. –¿Los marcaron para qué?— le pregunta
--Para que todos traten de matarlos primero—responde Gale con los puños apretados y los ojos llenos de furia.